19 años libre de alcohol y drogas

Después de la tempestad, llego la calma

Llegue a pensar, que nunca iba a salir del infierno.

El sobriometro

Uno de mis padrinos de AA, me encargo, hace 18 años, que hiciera una encuesta entre mi familia y personas conocidas, que les preguntaran como me veían, como sentían que   iba mi recuperación, para saber si iba en el camino de la abstinencia o el de la sobriedad, que son dos cosas totalmente distintas y como buen ahijado, me  aboque a la tarea.- Como me vez?- , le pregunte a una amiga, como vez mis logros, mis avances.- Ella, en seco, me respondió, Como quieres que te vea, si lo único que has hecho, es lo que hace la gente normal, únicamente haz dejado de drogarte.- Claro, que la respuesta me calo, lesiono mis egos y aunque nunca he pretendido ser el Alcohólico Anónimo del año, siempre pretendí disfrutar de la vida con armonía y en libertad, comprendo ahora, que es cierto, el hecho de que dejar de consumir, cualquiera lo pude hacer y cuando yo llegue a la fraternidad de AA, desconocía todo respecto a mi enfermedad, no veía el cumulo de mis defectos de carácter, ni la amplia gama de patrones y conductas toxicas, desconocía todo sobre mi, no sabía que tan complejo era mi problema por mi manera de beber y de dañarme, no sabía por qué no podía parar, porque a pesar de que sabía todo el daño que me causaba emborracharme, drogarme, porque no podía decir ya basta, aunque juraba y perjuraba después de una santa guarapeta que jamás volvía a consumir, no lo lograba, lo intentaba, tenía días , semanas de abstinencia, pero me reventaba a las primeras de cambio, fui, antes y después, un completo ignorante respectó a mi enfermedad, al principio, en AA, creía que algún día, iba a poder tomarme un par de copas de coñac o acompañar un buen corte con un buen vino tinto chileno o español, llegue a considerar, algunos permisitos, que al cabo, decía, yo no estoy tan enfermo.- No?.-  y así, confundía, lo que es la abstinencia, que es dejar de beber,.-Tapar la botella-  sobriedad,  es crecimiento espiritual y lo espiritual, lo confundí con ir a misa los domingos, no sabía que mi enfermedad, es de por vida, qué después de muerto seguiré siendo alcohólico, que es progresiva, incurable, contagiosa, burlona, perra.- La verdad, cuando empecé, veía muy lejos, llegar a donde he llegado y supe, que no hay personas normales, la enfermedad emocional, es un común denominador en esta sociedad en decadencia y quien esté libre de culpa, que arroje la primera piedra.- Todos estamos enfermos.

 

Las pérdidas en mi recuperación

La noche que llegue al anexo, después de que me dieron las tradicional bienvenida,.- SATRAPA DE MIERDA!-  me pusieron un par de huaraches de pico de gallo, uno de uno y otro de otro, disparejos, pase por una sala donde había una alfombra de cuerpos dormidos, pise sin querer  a más de tres, luego, entre a un baño, muy pequeño, con  tres regaderas, dos excusados, un lavamanos y una pila para los orines, , había 17 adictos, amontonados, pude acomodarme junto a la pila de los orines, mi primer fondo fue el cigarro, para mí, fue impactante, yo desconocía lo que era un nexo y sus instalaciones, indignantes y la saturación, sin aire acondicionado, un calor sofocante, intenso sobre población de internos, a esas fechas yo me fumaba un cigarro cada diez minutos, tres cajetillas al día, me daba asco, pedir las tres y tomar entre mis labios un  cigarro llenó de saliva, después me hice  un experto en matar las bachas, de los 18 adictos que estuvimos esa madrugada en ese baño, el único sobreviviente soy yo, todos murieron de sobredosis y de manera trágica. Voy a cumplir 17 años sin fumar un solo cigarro, erradique mi maratónico insomnio, siempre batalle mucho para conciliar el sueño, abandone mis celos patológicos, enfermizos, mis pensamientos cambiaron considerablemente, comencé a vivir la vida en armonía, sin atorméntame ni hacérmela de tos, perdí las actitudes del neurótico empedernido, ese cavernícola que llevo dentro de mí, explosivo, agresivo que era capaz de bajar de su auto con un bat en la mano a romper vidrios y faros, el macho típico mexicano, se fue de vacaciones y en mi casa, cobre un alto sentido de contribución, con orgullo y satisfacción, por opuesto, que deje la  botella diaria de vodka, los diez o quince pases de cocaína que me metía al día, guarde las pastillas antidepresivas y la morfina, comencé a vivir mi vida con libertad, y sin drogas, mi pánico escénico se desvaneció, pude moverme como pez en el agua ante cualquier tipo de escenario, levante mi autoestima, crecí espiritualmente, mi relación de pareja tuvo cambios muy positivos y significativos , este año, celebro, 26 años de casado, solo por hoy, llevo la fiesta en paz, en armonía y con felicidad, salí de mis depresiones intensas y frecuentes, rompí con la pereza, el aburrimiento y he cambiado en infinidad de defectos de carácter, he cambiado en mis conductas toxicas, he trabajado mi sexualidad, mis resentimientos, mis emociones y todos los días, hago el mayo de mis esfuerzos por ser mejor persona, por vivir con calidad y amor, soy un digno ejemplo a seguir en todos los sentidos para mi hijos. 614 256 85 20.

 

Please reload

Noticia Destacadas

Fuerte amenaza a Estados Unidos con una "dura venganza" por la muerte del general Soleimani

January 3, 2020

1/10
Please reload

Archivos
Please reload

 Created by Luis Concepcion 

Redesigned by MdO Web Design

© 2020  | El Dia News | 6331 W. 26th Street | Berwyn, Illinois 60402 | Phone: (708)652-6397